Música Clásica online - Noticias, eventos, bios, musica & videos en la web.

Música Clásica y ópera de Classissima

Giuseppe Verdi

martes 23 de agosto de 2016


Ópera Perú

Ayer

Turandot en el Gran Teatro Nacional

Ópera PerúOthaliegraham.comLa obra póstuma de Giacomo Puccini, y una de sus mas logradas, vuelve a los escenarios limeños como parte de la temporada internacional de la Asociación Cultural Romanza este miércoles 31 y viernes 2 a las 8:00 pm y el domingo 4 a las 6:00 de la tarde,  en el Gran Teatro Nacional."Turandot" es una ópera en tres actos con música de Giacomo Puccini, que quedó inconclusa por su muerte en 1924, por lo que fue completada por Franco Alfano y estrenada el 25 de abril de 1926 en La Scala de Milán, Italia. En esta historia milenaria, un valeroso príncipe pone su vida en juego por el amor de una fría princesa china: si descifra tres acertijos podrá casarse con ella pero, si no lo logra, será decapitado. El problema es que ella ha jurado nunca entregarle su corazón a ningún hombre. Una de las partes más difíciles se encuentra en el segundo acto y se inicia con la frase “In questa reggia”, cuando la princesa china de la historia explica la razón de su comportamiento. En el tercer acto se encuentra una de las arias más conocidas para tenor: “Nessun dorma”, que representa la victoria del amor sobre el odio.Participarán destacados artistas como la soprano canadiense Othalie Graham en el rol protagónico, el tenor peruano Andrés Veramendi como Calaf, la soprano española Svetla Krasteva como Liú, el bajo Ariel Cazés como Timur, entre otros. El director italiano radicado en nuestro país Matteo Pagliari asumirá la dirección musical, y el chileno Rodrigo Navarrete en la dirección de escena. Además, forman parte del espectáculo el Coro Nacional, dirigido por Javier Súnico, el Coro Nacional de Niños, dirigido por Mónica Canales, y la Orquesta Ciudad de Lima. Las entradas están a la venta en Teleticket. INTRODUCCIÓN A LA ÓPERA TURANDOTCONFERENCIA El Instituto Italiano de Cultura presentará este sábado 27 a las 6 p.m. la conferencia “Introducción a la ópera Turandot” en el marco de la temporada de esta pieza de Puccini en el Gran Teatro Nacional a cargo de la Asociación Romanza. La conferencia estará a cargo de los maestros Dario Tondelli (pianista) y Matteo Pagliari (director de orquesta) y permitirá no sólo acercarnos a la historia de la princesa Turandot sino también al contexto que vivía el autor al momento de crear la ópera. Los expositores tocarán también secciones de la ópera durante la conferencia. Auditorio del Instituto Italiano de Cultura (Av. Arequipa 1055, Santa Beatriz). Ingreso libre. La conferencia también abordará otros temas como la influencia wagneriana en el estilo y la técnica de la ópera y la importancia de esta pieza como la última gran ópera del “siglo de oro” del melodrama italiano. “Turandot” fue estrenada en la Scala de Milán en 1926, dos años después de la muerte de su autor, quien logró concluir sólo hasta la mitad del tercer acto por lo que la obra debió ser concluida a partir de los bocetos de Puccini por Franco Alfano. La ópera narra la historia de la princesa Turandot y cómo el príncipe Kalaf logra vencer su reticencia y temor inicial a casarse con un extranjero. El príncipe Kalaf debe descifrar tres acertijos o morir, como ha venido sucediendo con sus antecesores. Él no sólo logrará vencer el reto, sino ganar la confianza de la fría Turandot. SOBRE LOS EXPOSITORES DARIO TONDELLI se graduó en el Conservatorio “G.B. Martini” de Boloña y su interés en la correpetición lo llevó a participar en un curso de especialización en el Teatro Lirico Sperimentale A. Belli di Spoleto en el 2007. Desde octubre del 2008 a junio del 2010 asistió al curso de alto perfeccionamiento de la Scuola dell'Opera Italiana del Teatro Comunale di Bologna. Ha participado como pianista de sala en producciones operísticas en teatros y festivales tanto en Italia como en el exterior, entre los que destacan: il Teatro Comunale di Bologna, il Teatro San Carlo di Napoli, el Festival Alejandro Granda de Lima. Ha colaborado en diversas producciones de ópera y dictado clases maestras de técnica vocal e interpretación. MATTEO PAGLIARI estudió piano en el Conservatorio Arrigo Boito de Parma y en el Conservatorio Giuseppe Verdi de Como, donde se graduó. Posteriormente, estudió Dirección de Orquesta en la Academia Musical de Pescara y en el Conservatorio Arrigo Boito de Parma. Entre 1998 y 2001 fue Director Artístico y Principal del Coro "Ciudad de Parma" y desde el 2002 trabajó en producciones operísticas como  "Macbeth", del Festival de Spoleto; "La fille du regiment", en Lecce; y "Tancredi", en el Teatro Real de Madrid. Ha trabajado con solistas de gran nivel como Juan Diego Florez, Daniela Barcellona, Gregory Kunde, Patrizia Ciofi, entre otros. Es frecuentemente invitado como director por importantes orquestas como Orquesta Sinfónica Siciliana, Orquesta Sinfónica de Roma, Orquesta Sinfónica de Extremadura, Teatro Nacional de Albania, Ópera de Tenerife, entre otras.

camino de musica

Ayer

BBC Proms 2016, Concierto: Romeo y Julieta (Berlioz)

BBC Proms 2016, Concierto: Romeo y Julieta (Berlioz)Read More → Prokófiev – Gergiev: Romeo y Julieta BBC Proms 2016 – First night of the Proms BBC Proms 2016 – Filarmónica de Munich (Gergiev) BBC Proms 2016 – Dies Irae (Verdi, Requiem) Sol Gabetta – BBC Proms 2016




E così dolce il suon della sua voce...

21 de agosto

Y la música “voló” en Castell Jalpí…

Los Tres Tenores, Carreras, Domin... Stop. Rebobino. Otra vez Stop, y le doy al Play de nuevo. Los Tres Tenores, Albert Casals, Carles Cosías y Albert Deprius – ahora sí- junto al pianista Ricard Estrada fueron los encargados ayer noche de poner punto y final al “XVIII Festival de Música Clàssica de Santa Florentina”, este año, teniendo como telón de fondo el incomparable Castell Jalpí, en la localidad de Arenys de Munt. El perfume a humedad dominaba una noche que estuvo envuelta por un estallido de naturaleza. En este marco, el color verde y su olor a limpio se erigió dando un guiño al azul y salado del mediterráneo. La brisa, para nada suave, soplaba intermitentemente, pero con ganas. Chaquetas multicolor, entre las que se destacaba el clásico y nunca perecedero blanco, llenaban la platea ubicada en el patio del Castell Jalpí, un espacio que, desde hace tiempo, también se utiliza para celebrar bodas. Y frío. Sí. En pleno agosto, pero frío. Suave. Pero al fin y al cabo, frío. Y fue este invitado sorpresa – a quien nadie había llamado ni por asombro- el que hizo temblar a más de una valiente que había creído que la noche sería bochornosa y que, desafiando al clima, optó por vestidos finos de tirantes y por los elegantes palabra de honor. Sólo las tres voces, y las diestras manos del pianista, conseguían aumentar la temperatura ambiente, sobre todo a medida que el concierto iba avanzando. Y es que la estación estival invita a disfrutar de este tipo de eventos en que los diversos géneros musicales se mezclan en un cubilete, se remueven un poco, y al arrojarlos dan como resultado veladas desenfadadas donde el arte, talento y música se ponen al servicio de los melómanos que disfrutan o no de sus vacaciones y que agradecen que se de aliento y aire a este tipo de acontecimientos. Y de aire… De aire va la cosa, puesto que este invitado de última hora no fue para nada cómplice de los intérpretes. Partituras que volaban y caían al suelo y que tuvieron que ser recogidas en más de dos, de tres y de cuatro ocasiones. El cabello de los artistas ondeaba al viento cual vela lo hace en el mar, mientras que el del público hacía lo mismo y en los mismos intervalos de tiempo. Aquí sí hubo complicidad. Si bien el espacio escogido este año para clausurar el “XVIII Festival de Música Clàssica de Santa Florentina” no fuera el más adecuado en cuanto acústica se refiere lo cierto es que el público aplaudió y bastante pero sin llegar jamás a un entusiasmo y delirio en general a pesar que, al final, algunas personas del respetable decidieran ovacionar al cuarteto de pie. Típico y tópico. Un clásico que jamás pasa de moda tampoco. Si ello se sucedió así, me pregunto… Tres Tenores, una perfecta combinación para el deleite del público. Si ellos levantaban estadios…entonces, ¿cuál ha sido la fórmula de su éxito? Me temo que ésta –al igual que la de la Coca-Cola – a día de hoy continua siendo uno de los secretos más celosamente y mejor guardados. Pero un concierto así no es para nada desaprovechable y siempre resulta interesante, a la par que atractivo, gozar de un espectáculo como el de anoche. Gozar, en definitiva, de la voz del tenor en tres estilos, voces y timbres completamente diferentes. Y para aquellos que somos de tenores, es una motivación extra. Calcetín del revés Sorprendió el programa por su orden, no pues por contenido, típico y previsible. La mezcla de ópera, napolitanas y zarzuela fueron sus notas principales, pero se sucedieron, en esta ocasión, al revés. Cuando se está esperando un aria de ópera para iniciar la velada con un compás formal es en su lugar una napolitana la que encabeza el concierto, y dónde no extrañaría una romanza de zarzuela u otra napolitana, la ópera es la que se pasea con insultante descaro por el escenario. Un orden diferente. Un concierto distinto en el que se da un cierto toque de originalidad. Un intento quizás de relajar al público “calentándolo” con notas ardientes y pasionales que nos hablan de Nápoles, de su sol ardiente, del mar, del amor, de los celos y también, del desamor, para concentrarlo estratégicamente con arias de ópera conocidas y raídas que siempre apetecen escuchar una y otra vez. Aquellas que, cual banda sonora, forman parte de nuestra cotidianidad, de nuestras rutinarias jornadas de trabajo, pero también de las de descanso y ocio. En el programa entregado no figuraba quién interpretaba qué, por tanto, podíamos jugar en el público a hacer quinielas: esta para uno, esta para otro –intentando encajarlas según estilo y voz, pero también por preferencias personales, que todos tenemos, claro está. Otro calcetín que también vino del revés fue, ni más ni menos que el inicio del concierto. Leoncavallo y su “Matinatta” en la voz de LOS TRES TENORES cuando todos esperábamos que se atacara de forma individual. Fue entonces cuando se adivinó de qué forma se sucedería el concierto: 1 de Tres Tenores, 3 de individuales. Y así se hizo. Así se cumplió. El pistoletazo de salida a una sola voz fue con “Non t´amo più” del gran Tosti. Una bella y pasional napolitana que puede dar y ofrecer mucho juego al intérprete si se sabe frasear bien y hacer uso de los matices adecuados. Sonó bien en la voz del tenor catalán ALBERT CASALS, quizás con un tempo – opinión personal – demasiado ralentizado en una pieza que, por narración, admitiría un discurso más suelto, al igual que sucedió con la suave “Non ti scordar di me” de Ernesto de Curtis que cantó el también tenor ALBERT DEPRIUS cuyas notas y compás son perfectamente portables a compás de vals y éste, como rey de los bailes, hubiera agradecido una interpretación más ligada con un tempo diferente. Otras directrices, otro aire fue el que marcó durante todo el concierto, en todas y cada una de las interpretaciones en las que intervino el otro tenor, el tercero en este primer bloque individual, y que responde al nombre de CARLES COSÍAS. Su “Dicitencello vuie” resultó impecable. Su tempo más suelto y su canto mucho más ligado. Supo sacar el temperamento a lo largo de la repetición en la segunda estrofa diferenciando de este modo el discurso de la primera sin caer en el recurrente error de dramatizar o lloriquear aquello que no lo requiere. Y antes de centrarme en el segundo bloque conjunto que dio paso al segundo individual, hago mención a una curiosidad y es que, en un concierto donde dominó insultantemente la napolitana, se echó en falta el uso de la vocal neutra, que los tres tenores catalanes tienen, pero que no exhibieron. Si que alguna “neutrecilla” se le escapó para deleite mío a Carles Cosías, pero esto fue la excepción que rompió la regla cuando lo recurrente debía haber sido, con este género, lo excepcional. Y sin neutra se cantó también a trío una de mis piezas preferidas y que realmente tocan mi alma, que no es ni más ni menos que “Musica proibita” de Gastaldon. Y cada vez me daba más ganas de ponerme a cantar con los Tres Tenores, tal como hago con los otros Tres Tenores. Debo decir, pero, que el reparto de las estrofas, de los más bellos momentos de estas piezas que los tres, dentro del terceto cantaban a nivel individual, no fue para nada equitativo en lo que a lucirse se refiere. Hecha aquí dicha manifestación continúo con cada uno de los intérpretes. Al regreso de este clásico, siguió otra de las clásicas, valga casi la redundancia. La voz de CARLES COSÍASvolvía a deleitar con su “Una furtiva lagrima” una romanza que por estilo se adecúa mucho a su timbradísima voz. Matizando y alardeando de esos pianos “marca de la casa”, Cosías arrancó los primeros bravos de la noche de un público que, poco a poco, iba despertando después de sortear, con gusto, el grupo de las napolitanas. Solo el estrepitoso teléfono móvil de la señora que tenía al lado- y que no había manera de silenciar- estuvo a punto de deshacer el hechizo que el mago del escenario había conjurado y lanzado desde que, el maestro RICARD ESTRADA, hiciera sonar las inconfundibles notas que encabezan una de la arias de ópera más universales. Parece mentida que a estas alturas haya gente a la que se le olvide aún parar el teléfono. Y el dichoso teléfono volvió a sonar en la siguiente pieza. Esta vez, el perjudicado, ALBERT CASALS que interpretó, pero con trampa, el aria “Quando le sere al placido”. De hecho es cierto que en el programa solo anuncia el aria (sin incluir el recitativo “Ah fede negar potesse”, si, cierto) pero para mí esta aria lleva indisolublemente la necesidad de interpretar antes este acertadísimo recitativo que, como tantos otros que salieran de la pluma del maestro de Busetto, me encanta. Una lástima no poder gozar del mismo. Quizás en otra edición. Voz correcta y adecuada para afrontar un aria dulzona y melodiosa, que tiende siempre también a ser ejecutada de manera demasiado lenta. Y llegó, por fin la zarzuela con “No puede ser”, otro clásico de clásicos en cualquier concierto que se precie, y fue en esta ocasión ALBERT DEPRIUS el responsable de afrontarla. La voz es robusta y suficiente, el fraseo quizás no tan matizado, pero salió más que victorioso escuchando un aluvión de bravos, que como un tsunami, venían rápidamente desde lo más fondo de la platea hasta la primera fila. Pero, si hubo alguien que se llevó ayer noche el gato al agua y sin necesidad de hacer exhibiciones de dramatismo innecesario para causar fervor al público con ecos veristas y arrancar de él ensordecidos bravos, este fue sin duda el tenor CARLES COSÍAS. Con todas sus piezas, sí, pero especialmente en este “Bella enamorada” – que borda y que ayer bordó excepcionalmente- de la zarzuela “El último romántico” de Soutullo y Vert. Por fraseo, por uso inteligente de recursos musicales, por sus pianos, por su gusto extremo a la hora de cantar, por sus matices, por su timbre y por su bella voz – que es de justicia decirlo y repetirlo y nunca me cansaré de hacerlo y difundirlo. Fue precisamente él con todo su arte quién emocionó a todos los allí presentes. Es verdad que la romanza es bella, pero ¿qué sería de ella sino se ejecutara con una voz y estilo como los descritos? Cada uno de los presentes en el concierto, bien seguro tendrá una opinión completamente distinta. Y finalmente, cerró la primera parte la popular “Granada”, con el trío de nuevo encima del escenario, en la cual se permitieron hacer más que merecida mención, entre broma y broma buscando crear un ambiente distendido, al maestro RICARD ESTRADA, también, de justicia. Sus manos deslizadas por las teclas blancas y negras del piano hacían las delicias del oyente mientras los intérpretes respiraban. Vaya piano… ¡Qué manos…! Y siguieron volando las partituras… “Qual piuma al vento”… Pues lo mismo. En la segunda mitad del concierto, junto con el aire, se convirtieron en protagonistas. Ondeaban en el atril y la música ahí escrita volaba hasta aterrizar al suelo. Allí se quedaban hasta que Cosías – siempre le tocaba a él- las recogía. Trabajo extra añadido para él, si cabe. Al son del inevitable “O, sole mio” los TRES TENORES abrieron la segunda parte prácticamente dedicada por entero a la ópera. Trinos de rigor ineludibles – a ver quién la hace más gorda y mejor y con cuánta duración- dieron paso a una de las arias más hermosas que se hayan escrito nunca. Puccini, “Tosca” y su “E lucevan le stelle”. Combinación perfecta. Los dedos del maestro ESTRADA en el teclado reproducían la atmósfera necesaria. La noche, la luna, las estrellas… Y esta aria, con todos estos elementos, si se escucha al aire libre con el relente de la noche y su frescor, hace que nos transportemos. En ese momento, sólo existe la música. Evocar la noche cuando es de noche. Sentir la noche cuando es de noche y hacerlo al aire libre se convierte en algo mágico y muy especial. Es cuestión de vivirlo y sentirlo, así de fácil y esta aria es la mejor y más propicia embajadora para tal cometido. Fue en esta ocasión ALBERT DEPRIUSquien personificó a Cavaradossi, el pintor enamorado de Tosca. La voz es adecuada para el papel, y el fiato exhibido, más que suficiente. Sin embargo, con ella y con sus otras dos intervenciones posteriores adolecieron de un dramatismo, que en la cantidad adecuada se agradece, pero que pasándose de su justa mesura, como hizo en algún momento para ir en busca del efecto y posterior arrebato del público, afea la interpretación, a pesar de estar bien cantadas. Y siguió ALBERT CASALS con “Ah! Lève-toi soleil” del “Romeo et Juliette” de Gounod invocando el sol en medio de la noche. Su francés mucho más que correcto y natural, y la voz, adecuada para una pieza que domina por estilo. Su canto flotaba en el ambiente. Fue uno de sus grandes momentos del concierto, y su canto había adquirido ya un tempo mucho más equilibrado que en la primera parte. Gounod dio la alternativa a Massenet, otro genio de crear ambientes simplemente con la descripción de su música y sin necesidad de que a la misma se le añada letra. Llegó el turno de CARLES COSÍAS con una interpretación estupenda del “Pourquoi me réveiller” del “Werther”, aria difícil y comprometida y que de nuevo, hizo las delicias del público. Agudos bien asentados en una pieza en que el fraseo y el matiz van unidos. Y de esto Cosías es buen sabedor y lo lleva a la práctica sin duda. Lanza y mastica bien las palabras, y su dicción impoluta ayuda a la excelsitud del intérprete. Otra dosis de dramatismo en exceso que busca el efecto -pero muy bien ejecutado- fue lo que nos sirvió ALBERT DEPRIUS con su “Lamento de Federico”, otra de las grandes piezas que da mucho juego a la voz de tenor. Un aria donde las palabras son extremadamente importantes. Cada una de ellas debe lanzarse correctamente, y Deprius lo hizo, lo matizó bien, dando sentido a cada una de ellas. Voz que resultó interesante, adecuada así como su timbre. Seguidamente, momento más de relax, y de nuevo los TRES TENORES se cantaron un maravilloso “Core´ngrato” de Salvatore Cardillo que precedió al primer hit de hits de la ópera. Y es que… ¿quién no ha escuchado jamás “La donna è mobile? Que levante la mano aquél que en alguna ocasión no la haya cantado bajo el chorro del agua caliente de la ducha. ALBERT CASALS fue el Duque de Mantua. Su interpretación buena. Su voz adecuada aunque quizás un poco extremo el “pensier” final. Y de Verdi a Verdi, y tiro porque me toca. Del “Rigoletto” a “I lombardi alla prima crociata” en la voz de CARLES COSÍAS, una pieza breve, quizás la menos difundida y menos cantada de un programa bien equilibrado. Cosías sacó a relucir de nuevo su gusto, su capacidad de adornar con la belleza de su voz una parte corta y poco agradecida. Tocó la fibra ALBERT CASALS, con el que junto a su “Romeo” fue una de sus mejores intervenciones de la noche. “Rosó”, la bella “Rosó” con un dominio absoluto de la música y del fraseo, con un catalán impoluto y que no todo aquel que habla en catalán lo pronuncia adecuadamente. Casals, sí. Y aunque parezca fácil cantar en tu propio idioma, está más que demostrado que con una fonética inadecuada, con sones hablados inadecuados al hablar, cuando se traslada al cantado, el fraseo se resiente y adolece de la mala pronuncia. Su discurso, excelente. Su voz, bien equilibrada. Su delicadeza, cuidada. Los aplausos, pues, cantados y merecidos. Bravo!!! De catalán iba la cosa ahora. Entonces fue cuando ALBERT DEPRIUS nos ofreció su versión del “Pirineu” de la zarzuela “Cançó d´amor i de guerra” de Martínez-Valls. Al igual que su compañero Casals, destacar su neta dicción en catalán, la verdad es que un auténtico lujo escuchar así el catalán cantado. Una pieza que se le nota rodada, que no es la primera vez que la canta, vaya. Acometida con seguridad aplastante a pesar de que buscó de nuevo el efecto alargando quizás notas que – opinión personal- de forma innecesaria, pero, cada intérprete sabe lo que busca, lo que hace, lo que da y lo que ofrece. Ejecución mucho más que correcta y válida. El concierto, valga a decir, oficial, se cerró con la divertida “Funiculì, funiculà” con las tres voces al unísono, pero nadie se creía que aquello finalizara allí. El público aplaudía, algunos de ellos de pie. No se escucharon muchas peticiones de bises porque parece que los mismos sean ahora de un obligado ineludible, como un apéndice más que se incluye o se exige ya en el concierto e incluido de salida ya en el precio de la entrada. Una cuestión más o menos como compartir unos minutos con el artista, pues hay público que cree o piensa que esto, también va incluido en la entrada. El “otro” concierto Seguían ondeando y volando partituras y el público allí agolpado no se iba y seguía también aplaudiendo. Los bises no se hicieron de rogar y el primero, dedicado a Carlos Harttmann, organizador del Festival como regalo de cumpleaños, fue el “Nessun dorma”, el segundo gran hit del concierto. Y de la China imperial, de nuevo a Italia, a Sorriento, con la bella “Torna a Surriento” con sus dos estrofas, y con los tenores relajados, sonrientes y con ganas de más, aunque lo que buscaban era el ruego del público. Me llevé las manos a la cabeza en un gesto inevitable de incredulidad cuando escuché el piano del maestro Estrada las primeras notas del “Júrame” una canción que donde las haya destaca por belleza, por melodía, por lo que explica, por sentimental. Y por sentimental me tocaron la fibra de nuevo, puesto que esta canción era una de las preferidas de mí abuelo que, aunque esté en el cielo, ayer noche inevitablemente, como siempre, estuvo presente en el concierto. A mi lado. A nuestro lado. En la silla vacía de mi izquierda que separaba mi localidad de la de la señora del móvil. Para él la guardaban. Un concierto de Tres Tenores. Un concierto especial por lo que significa para mí. Para nosotros. Para él. Por lo tanto, quiero agradecer desde lo más profundo de mi corazón al artífice de la elección de esta pieza, sea quien sea, eso no importa, y también a los tres intérpretes que seguro que hicieron con sus voces esbozar una sonrisa en los labios de mi abuelo. Gràcies, nois!!! Pero no quiero concluir este bloque sin hacer mención a la ejecución del cuarto intérprete, que es el piano del maestro ESTRADA que mientras en el “Júrame” los artistas tomaban aire, el maestro nos puso el vello de punta con las notas en solitario que preceden de nuevo las voces de los intérpretes. Y entre tantas partituras que tenían encima del atril… Tantas que habían volado… Tantas que se habían recogido… Tantas… Tantas, que acabaron con otra versión del “O´sole mio”, trinos de nuevo, broma incluida. Un guiño a la complicidad con una pieza final que arrancó en esta ocasión una carcajada a un público que gozó de más de dos horas de música con tres voces estupendas acompañados por un pianista de auténtico lujo. ¿Y no os preguntáis…? ¿Dónde acabó el móvil en la segunda parte?... Curiosamente dentro de un tiesto gigante para que no molestara. No sé si llegó a sonar o no. La cuestión es que no molestó más. Ignoro si se quedó allí o la señora lo recogió. Eso… jamás lo sabremos.



Giuseppe Verdi
(1813 – 1901)

Giuseppe Francesco Verdi (10 de octubre de 1813 - 27 de enero de 1901) fue un compositor romántico italiano de ópera del siglo XIX, el más notable compositor de ópera italiana y puente entre el belcanto de Rossini, Donizetti y Bellini y la corriente del verismo y Puccini. Fue autor de algunos de los títulos más populares del repertorio lírico, como los que componen su trilogía popular o romántica: Rigoletto, La Traviata e Il Trovatore y las obras maestras de la madurez como Aida, Don Carlo, Otello y Falstaff.



[+] Mas noticias (Giuseppe Verdi)
23 ago
Ópera Perú
23 ago
camino de musica
21 ago
E così dolce il s...
18 ago
camino de musica
16 ago
Esfera Wordpress
16 ago
camino de musica
11 ago
camino de musica
11 ago
Ópera Perú
7 ago
E così dolce il s...
5 ago
camino de musica
3 ago
camino de musica
29 jul
camino de musica
28 jul
Pablo, la música ...
26 jul
camino de musica
14 jul
Esfera Wordpress
10 jul
Ya nos queda un d...
28 jun
rtve.es - música ...
16 jun
rtve.es - música ...
16 jun
camino de musica
9 jun
Scherzo, revista ...

Giuseppe Verdi




Verdi en la web...



Giuseppe Verdi »

Grandes compositores de música clásica

Opera Aida Marcha Triunfal Traviata Rigoletto Nabucco

Desde enero del 2009 Classissima ha facilitado el acceso a la música clásica y ha expandido su público.
Classissima ayuda tanto a aficionados como a expertos de la música clásica en su experiencia con la internet.


Grandes directores de orquesta, Grandes intérpretes, Grandes cantantes de ópera
 
Grandes compositores de música clásica
Bach
Beethoven
Brahms
Chaikovski
Debussy
Dvorak
Handel
Mendelsohn
Mozart
Ravel
Schubert
Verdi
Vivaldi
Wagner
[...]


Explorar 10 siglos de la música clásica...